Asocian el uso de ácido fólico al final de embarazo con asma en niños.

  • Los hijos pequeños de mujeres que tomaron ácido fólico al final del embarazo tendrían más riesgo de desarrollar asma, publicó American Journal of Epidemiology.

El estudio sería el primero en asociar el uso gestacional del suplemento con el riesgo de asma. No obstante, para los autores, es muy pronto como para darle algún consejo a las embarazadas. Además, el estudio no consideró el uso de ácido fólico al inicio del embarazo. Es un hallazgo importante, afirmó el equipo, porque el uso adecuado del suplemento al momento de la concepción reduce el riesgo de ciertas malformaciones congénitas del cerebro y la médula. Esas anormalidades, llamadas defectos del tubo neural, incluyen la espina bífida, un defecto incapacitante de la médula, y la anencefalia, un defecto fatal que impide el desarrollo cerebral.

 Se aconseja que las mujeres tomen 400 microgramos de ácido fólico por día ates de concebir y en el primer trimestre del embarazo, una ventana crítica para la aparición de los defectos del tubo neural. El nuevo resultado “no contradice” esa recomendación, aclaró a Reuters Health el doctor Michael Davies, de la University of Adelaide, en Australia. De todos modos, Davies agregó que, dado que el ácido fólico sólo es necesario en el primer trimestre para prevenir los defectos del tubo neural, se necesitan más estudios para evaluar si hay que elaborar nuevas guías más específicas sobre su uso en el resto del embarazo.

El equipo de Davies estudió la tasa de asma en más de 400 niños a cuyas madres se las había controlado desde el embarazo. Poco menos del 12 por ciento de los niños había desarrollado asma a los 3 años y el mismo porcentaje tenía enfermedad pulmonar a los 5 años. Los autores hallaron que los hijos de las mujeres que habían tomado ácido fólico al final del embarazo (a partir de la semana 30) eran un cuarto más propensos a tener asma a los 3 años que los niños de madres que no habían tomado ácido fólico en esa etapa gestacional. Esos pequeños eran también más propensos a tener síntomas de asma persistente entre los 3 y los 5 años.

 La mayoría de las mujeres que había tomado ácido fólico al final del embarazo lo ingirió en una multivitamina (en general, 300 microgramos diarios de ácido fólico). No hubo relación entre el consumo materno de folato, la forma natural del ácido fólico presente en arvejas, lentejas, jugo de naranja, espinaca o brócoli, y el riesgo de asma de sus hijos.

Eso, dijo Davies, debería alentar a las mujeres a tener una alimentación saludable en el embarazo. Aunque se desconoce la causa de este hallazgo, estudios con animales habían sugerido que el folato alteraría la actividad de los genes reguladores del sistema inmune en el tejido pulmonar y lo haría más susceptible a las reacciones alérgicas. Dado que ese sistema se desarrolla hacia el final de la gestación, el uso de ácido fólico en esa etapa podría, en teoría, alterar el riesgo futuro de desarrollar asma.

“Nos gustaría ver una replicación sistemática de este hallazgo y ensayos clínicos en distintas poblaciones para poder brindar una recomendación adecuada, refinada y precisa”, dijo Davies.

Fuente/Medline Plus

Foto/Vanessa Pike-Russell en Flickr

Anuncios

Un pensamiento en “Asocian el uso de ácido fólico al final de embarazo con asma en niños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s