Michel Odent: “Hay que liberar la hormona del amor para mejorar los partos”

El cirujano y obstetra francés Michel Odent advirtió de que el número de mujeres que, “en todo el planeta”, dan a luz a su bebé gracias a liberar “el cóctel de hormonas del amor está llegando a ser cero, una situación totalmente nueva en la historia del nacimiento y en la historia de la humanidad, porque en muchas partes del mundo la cesárea se ha convertido ya en la forma más común” de concebir.

   En declaraciones a los medios de comunicación durante el Congreso Interatlántico sobre Parto e Investigación en Salud Primal en Las Palmas de Gran Canaria, que reúne a más de 700 personas de 31 países, el considerado como ‘padre del parto natural’ afirmó que cuando una mujer engendra a su bebé sin ninguna interferencia en el nacimiento, excepto una matrona “callada”, y la madre le mira tiene un estado “casi orgásmico”, algo que, según el experto, en la sociedad actual es “muy raro porque durante miles de años las culturas han intervenido y esto es lo que hay que redescubrir”.

   Explicó que para dar a luz la mujer tiene que liberar un cóctel de hormonas y la más importante es la oxitocina, pero recientemente se ha descubierto que “esta mezcla de hormonas es como un cóctel de hormonas del amor”. “Los humanos necesitan para dar a luz liberar las hormonas del amor para que la mamá después pueda cuidar de su hijo”, manifestó.

   En este sentido, Odent –una de las principales autoridades mundiales en la atención al parto natural, pionero de los movimientos por la humanización del nacimiento respetuoso y sin violencia– destacó que las sociedades han interferido en el proceso durante miles de años con creencias culturales, y advirtió de que “la cantidad de mujeres que dan a luz a su bebé y al alumbramiento gracias a la liberación de las hormonas naturales este número está llegando a ser cero”.

INHIBICIÓN DE HORMONAS NATURALES

   Además, indicó que “las mujeres que todavía paren por la vía vaginal la mayoría necesita un sustituto farmacológico, drogas, para poder reproducir lo que hacen las hormonas”. “No pueden fácilmente liberar las hormonas cuando no están en un entorno apropiado”, señaló el especialista, que agregó que “hoy en día la mayoría de las mujeres dan a luz con oxitocinas  sintéticas para reemplazar la oxitocina natural porque no pueden liberarla”.

   De ahí que, en su opinión, “todos los medicamentos, como la anestesia epidural, inhiben la liberación de las hormonas naturales”. Añadió que incluso hoy en día cuando la mujer puede dar a luz por sí misma “normalmente se le da un medicamento para poder alumbrar la placenta, por tanto este medicamento bloquea la liberación de las endorfinas que la mujer se supone que debería liberar justo después de dar a luz al bebé”.

   Ante esta situación, advirtió de que habrá que hacer nuevas preguntas sobre qué pasará después de “tres o cuatro generaciones y si serán obsoletas las hormonas del amor”, además de “qué pasará en términos de civilización porque nosotros somos humanos, no cabras o manos”.

“NO CUIDA A SU BEBÉ”.

   De hecho, hizo especial hincapié en que “cuando se interfiere en el nacimiento de otro mamífero la madre no cuida a su bebé”. En todo caso, indicó que esto en los humanos “es muy complejo.

   “Si por ejemplo las ovejas tienen epidural la madre no va a cuidar al bebé y no hay lactancia tampoco, pero en el humano es más complejo porque nosotros hablamos y creamos cultura, así que nuestro comportamiento en algunas situaciones es menos directamente el efecto del equilibrio hormonal y es más el entorno cultural lo que influye”, explicó Odent.

   No en vano, argumentó que “cuando una mujer está embarazada ella sabe que lo está y que va a tener un bebé, pero otros mamíferos tienen que esperar hasta el día cuando liberan ese cóctel de hormonas del amor para interesarse por sus bebés”. Asimismo, subrayó que “hay que pensar qué pasaría si todos los bebes nacen por cesárea y cuál es el futuro de la civilización”.

   Odent, autor del primer artículo sobre el comienzo de la lactancia durante la hora siguiente al nacimiento y el primer artículo acerca del uso de piscinas para partos, reiteró que “hay muchas diferencias entre niños que nacen por cesárea de los que nacen de forma natural”.

   No obstante, dijo que “hay muchos casos particulares porque para muchas mujeres una cesárea puede ser una liberación después de un parto muy difícil, mientras que para otras puede ser un fracaso”.

NECESIDAD DE NO SENTIRSE OBSERVADA

   Asimismo, incidió en que “hay un estadio emocional muy típico y que es muy raro en la sociedad y que es que cuando realmente no se interfiere en absoluto en el nacimiento, que no hay nadie alrededor de la mujer, excepto una matrona callada, cuando nace el bebé y la mamá le mira tiene un estado casi orgásmico”.

   En este sentido, el también director del Congreso abogó por “la necesidad de una mujer cuando da a luz de privacidad, no sentirse observada, y también sentirse segura”, al tiempo que apostó por “redescubrir las necesidades básicas del parto”, algo que admitió que “es muy difícil después de miles de años de condicionamiento cultural, pero no imposible”.

   La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), junto con la Primal Health Research (Londres) y el Hospital Materno-Infantil de Gran Canaria, organizan el Congreso Interatlántico sobre Parto e Investigación en Salud Primal, que también cuenta con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

   El encuentro se celebrará desde hoy y hasta el domingo en el Auditorio Alfredo Kraus. La Investigación en Salud Primal es una rama de la Epidemiología que explora las correlaciones entre lo que sucede durante el período primal (vida fetal, período perinatal y el primer año de vida) y lo que surge más tarde, en términos de salud y rasgos de personalidad.

CESÁREA, FÁCIL Y RÁPIDA

   El objetivo del simposio es plantear nuevas preguntas y respuestas en una época en la que los rápidos avances técnicos y científicos están llevando la historia del parto y de la humanidad a una encrucijada: por un lado, la cesárea se ha convertido en una fácil y rápida operación; y, por otro, un gran cúmulo de datos científicos actuales sugieren el carácter crítico que el período perinatal desempeña en el desarrollo de la capacidad de amar.

   Entre los expertos que participarán, destacan el profesor Michael Stark, catedrático berlinés considerado el ‘padre’ de una técnica simplificada para cesáreas de forma fácil y rápida y fundador de la New European Surgical Academy; la profesora Kerstin Uvnäs-Moberg, experta en los efectos de la oxitocina sobre el comportamiento; Anthony Costello, Catedrático de Salud Internacional en el Instituto de Salud Infantil de Londres; y el doctor Mario Merialdi, coordinador de Salud Materna y Perinatal de la Organización Mundial de la Salud, entre otros.

   El responsable del comité organizador es el profesor del Departamento de Ciencias Médicas y Quirúrgicas de la ULPGC y jefe del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Materno-Infantil, José Ángel García Hernández

Fuente/ Europa Press

Foto2/ Photokappa en Flick

Anuncios

15 pensamientos en “Michel Odent: “Hay que liberar la hormona del amor para mejorar los partos”

  1. Como madre ,abuela y matrona, abogo por la no intervención en el parto y por que la persona que nos acompañe como apoyo en este proceso sea una mujer,tembien pienso es importante el soporte de la pareja.
    ¡¡¡ dejen a las mujeres y bebés expresarse a su modo ¡¡¡

  2. Felicitaciones por publicar este artículo, creo que el avance de las ciencias y de las tecnologías en el caso del nacimiento por parto o cesarea debe ir por preparar a la mujer a un parto natural, lo que han promovido muchos profesionales, especialmente la matrona. Soy matrona con un PhD, y he quedado con una gran moticación para realizar un estudio sobre factores de riesgos en salud y calidad de vida en jovenes y adolescentes nacidos por parto natural o cesarea….muy interesante…para ver a que tipo de humanidad nos vamos a enfrentar a futuro si esto es un factor decidor.

  3. Por favor den una esperanza a las madres que por violencia obstetrica no pudimos tener un parto natural, aunque lo intentamos hasta el ultimo momento, Ya he leído bastante acerca de lo terrible que es esto y cómo afecta tanto a la madre como al bebé, ahora quiero saber como revertir el daño, que esperanzas tengo, que debo hacer para amortiguar los efectos de no haber podido tener a mi bebé en brazos, después de la cesarea.

    • Hola Sara! Muchas gracias por pasarte por aquí, y muchas felicidades por tu bebe. Nuestra intención no es hacerte sentir mal, ni mucho menos, sino elevar la voz para que los profesionales sean conscientes de la importancia del momento del nacimiento y ninguna madre ni bebe tengan que pasar por una experiencia TAN DURA como aventuro que ha podido ser la tuya. Desde aquí te mandamos raudales de amor y fuerza. Lo que debes hacer ahora, si es que en esto es posible hablar de deberes…(seguramente sea más acertado hablar de lo que tu deseas hacer ahora) es tener a tu bebe contigo, piel con piel, todo el tiempo que te sea posible, disfrutar el uno del otro y sanaros juntos la herida. Busca en tu interior los momentos hermosos de tu parto, seguro que hubo alguno, recuerda cuando viste su carita por vez primera…focaliza en el amor, y en tu bebe. Y pronto, muy pronto, sentirás que ese dolor da paso a un amor inmenso. Esperanzas las tienes todas, nada está perdido. Si podemos apoyarte, ya sabes donde nos tienes. Un fuerte abrazo, María

  4. Ser madre es de lo mejor que puede vivir una mujer.
    Como matrona y haber tenido tres hijos paridos de forma natural, lo puedo confirmar.

  5. bufff..hacia tiempo q no leía tanta gilipollez junta..que horror afirmar q los niños nacidos por cesarea son diferentes de los otros..que horror afirmar q pasaria algo en nuestra civilización si todos los bebes nacieran por cesarea..que horror insinuar q es posible querer menos a tu hijo por el hecho de haber nacido por cesarea..en serio, no os da vergüenza?

    • Hola Mari, me gustaría mucho que volvieses a leer el artículo de nuevo. Lo primero de todo, el artículo no lo escribe Ojana, sino que recoge las palabras de Miche Odent, y el no dice lo que tu dices. Odent habla de la importancia de recuperar, dentro de lo posible, el parto natural en el que la mujer libera hormonas de forma natural. Dice que en el caso de la lactancia se nota mucho si hay cesárea o no, no lo que tu dices. Y no habla en ningún momento de que las mamis que tienen cesárea no quieran a sus bebés. Así que no, no nos da vergüenza, en absoluto. Por favor, lee bien antes de hacer un comentario tan brusco. Gracias

      • Siento decepcionarte pero lo he leido perfectamente, y no estoy para nada de acuerdo con lo q dice éste señor, no es verdad q el hecho de haber dado a luz por cesarea tenga q influir en la lactancia, y estoy segura que sabéis de un montón de artículos q hablan al respecto. Lo triste es que algunas madres se piensen que sí y fracase la lactancia por eso..o que piensen que dar a luz por cesarea es lo más terrible del mundo y de lugar a algún tipo de daño colareral en ella o en el bebé, éste tipo de artículos son los que suelen provocar ese pensamiento en ellas, por eso digo si no os da vergüenza publicarlo…en mi humilde opinión creo que los partos naturales estan sobrevalorados por algunos colectivos..creo q siempre hay que evaluar los riesgos que para eso estamos en los tiempos q estamos, y que en muchas ocasiones una cesarea a tiempo nos libra de un posible sufrimiento fetal o de consecuencias fatales para la madre. No estoy en contra del parto natural ni mucho menos, pero tampoco de parir a toda costa por vía vaginal..

      • Te agradezco mucho las formas y el tono de este nuevo comentario, pero insisto, lo que este doctor señala nos parece totalmente lógico. En un nacimiento por cesárea tal y como se plantean las cesáreas, la lactancia se puede ver comprometida, se atrasa el piel con piel, en los casos de cesárea a la carta o programada no hay ni comienzo de trabajo de parto y eso se sabe que también afecta a la lactancia. Sabemos que las cesáreas salvan vidas, pero también que puede tener efectos secundarios en madre y bebe y que no deberían hacerse a la ligera. De todas formas, tu opinión sobre este señor es respetable y la acepto. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s