De consejos y superioridad moral

Hace cosa de 2 semanas, me encontré con una vecina en el súper. Es madre de 3 niñas, una de 8, una de 6 años, y un bebé de 9 meses. Mi hija jugaba con su padre en la caja, hablando de la cena, y la mujer me comentaba que su niña comía muy bien, pero dormía muy mal.

Me explicó que la estaban presionando para sacar de la habitación a su pequeña.  Pregunté si su marido, me dijo que no, que el papi, compañero de olas de mi marido, estaba encantado… ante mi desconcierto me explicó que la presión venía de amigos, familia y vecinos.

Bajo la excusa de que la niña se despertaba por la teta (que la deja con hambre le decían) también le aconsejaban que lo dejara, que hiciera a la niña más independiente.  Por mi parte solo le pregunté que había hecho con sus otras hijas, ya que con 35 años y 3 hijas, yo la consideraba con mucha más experiencia que yo.

Me explicó que tanto el colecho como la lactancia habían acabado por decisión  de las pequeñas, cuando fueron haciéndose mayores. Me sorprendió que una mujer con tanta experiencia sucumbiera a las críticas. Pero la comprendí, le dije que yo no daba consejos que no me pidieran, pero si me permitía la sugerencia, que hiciera con la niña lo que ella y su marido quisieran, y no lo que le aconsejara la gente.

Yo pasé el primer mes de vida de mi hija intentando dormirla en brazos y pasarla a la cuna. Estaba agotada, y tenía muchísimo miedo a aplastarla, además creía que no era bueno para su columna dormir sobre mí o posada en mi brazo. Una noche, en que nos venció el sueño a los 3, mi pequeña durmió 7 horas seguidas! Y entonces creí que si los 3 dormíamos bien y toda la noche, no había porque alarmarse, tomando algunas medidas de seguridad.

Pusimos la cama contra la pared, hice una pared de almohadas y a dormir juntitos! Asi  pasamos verano, invierno, catarros, fiebres, sin movernos de una habitación a otra para nada.  El verano pasado nuestra princesa decidió pasarse a su habitación, y este invierno ha vuelto a visitarnos.

La hora de irse a dormir, es para nosotros una de las mejores horas del día. Hacemos una casita (meterse debajo de las sábanas a cantar canciones), Duna nos cuenta que quiere hacer al día siguiente, nos da besos y abrazos de buenas noches, y se duerme en medio de nosotros. Su olor a galletas, a jaboncito, su calor de niña, tenerla en mis brazos o verla en los de su padre, me recuerda a cuando era bebé y se dormía de la misma manera.

Estoy convencida de que la gente que “aconseja” que los niños se vuelvan “independientes”  no ha disfrutado jamás de momentos como éste.  Hace muy poco una de nuestras socias me acercó una nota de una revista de moda de una “prestigiosa” periodista acusando al porteo de moda, de una especie de maltrato infantil, y afirmaba que un niño donde mejor está es en “una lujosa cama con ruedas, como son los carros”.

Ni siquiera entro en el debate de lo tonto de esta afirmación. Lo que de verdad me indigna es la creencia de una superioridad moral, no sólo para dar consejos que nadie pide, si no para afirmar que cualquier persona que piense o haga las cosas de manera distinta, está profundamente equivocada.

Hace muy poco, me preguntaron si en la asociación hacíamos sentir culpables a las mujeres que no habían dado el pecho, o habían tenido una cesárea.  Me resulta triste pensar que la gente crea que por pensar de una manera, estamos incapacitados para entender a los demás.

A mí personalmente me da igual lo que hagan los demás.  Pero lo que defiendo (y sé que todo Ojana lo hace) la posibilidad de los demás de una vez tienen toda la información, puedan decidir libremente que hacer.  Cuando una madre o un padre se acerca a nosotros,  intentamos darles la información que tenemos, basada en mucho trabajo de investigación que se pegan las socias, la experiencia personal, la trayectoria profesional ( no olvidemos que contamos con maestras, enfermeras, psicólogas, etc.) , para que pueda decidir con libertad lo que mejor le funcione.

El mes pasado en la reunión mensual de Santander, tuvimos una charla de salud, que preparamos a conciencia porque resulta un tema muy interesante para los que tenemos hijos. Nuestra sorpresa fue la implicación de los invitados, la gran variedad de recursos que no conocíamos que empleaban, y la disposición de compartir con nosotros sus trucos.

Hablo por mí, y sé que por muchas familias más, cuando digo que las cosas que hacemos con nuestros hijos, poco tienen que ver con la moda y mucho tienen que ver con el instinto. Disfruto muchísimo durmiendo con mi hija, llevándola pegada a mi por la calle. Me encanta que mi marido comparta conmigo estas costumbres.  Me siento cómoda  compartiendo mi tiempo con gente que entiende y respeta mi forma de criar.

Si viviéramos las diferencias como otra forma de ver la vida, quizás aprenderíamos más de nosotros mismos.

Siendo un poco más tolerantes quizás todos puedan estar más a gusto con los demás. Cuidado, no es un consejo, sólo una sugerencia.  

Anuncios

5 pensamientos en “De consejos y superioridad moral

  1. Gracias wapa, Yo he tenido 2 cesareas y no he dado pecho, ninguna de las cosas por decision propia pero NUNCAAA me habeis hecho sentir mal claro esta que sigo aqui!! Si algun dia hay un@ tercero seguire intentandolo !!

  2. A MI TB ME HAN “SUGERIDO”, FAMILIARES DE MI MARIDO Y A TRAVÉS DE ÉL, QUE SAQUE AL NIÑO DE NUESTRO CUARTO, SOLO PORQUE UN PRIMO SUYO QUE HABIA TENIDO UN NIÑO MENOR QUE EL NUESTRO (SE LLEVAN 2 MESES) LO HABIA HECHO CUANDO EL POBRE BEBE TENIA SOLO 4 MESES, PORQUE DESPERTABA AL PADRE.

    ME PARECIO TRISTE QUE LO Q NO ME PARECE “NORMAL” PORQ EL NIÑO DUERME ENTRESEMANA EN CASA DE SU ABUELA, SE QUIERA NORMALIZAR EN MI CASA, COMO SI HACIENDOLO OTRA PERSONA, FUERA NORMAL, AUNQ YO NUNCA LES HE COMENTADO QUE NO ME LO PARECIERA, NI HE DADO CONSEJOS NI SUGERENCIAS…

    MI MARIDO ME LO DIJO TRISTE, COMO SI ESTUVIESEMOS HACIENDO ALGO MAL Y ESPERANDO Q YO LE DIJERA Q ESTABA BIEN. FUI DIPLOMATICA Y LE DIJE Q CADA UNO CRIABA A SUS HIJOS COMO CREE QUE ESTA BIEN O COMO PUEDE.

    EL NIÑO SIGUE EN NUESTRO CUARTO Y SEGUIMOS DISFRUTANDO DE EL TODO LO QUE PODEMOS, Q BASTANTE TIEMPO NOS QUITA EL TRABAJO.

    YO HAGO BASTANTE POCO CASO A LOS CONSEJOS DESDE QUE SOY MADRE, SALVO A LOS DE LA MIA Q SE COMO ME CRIO Y EDUCO Y SIEMPRE ESTUVO A NUESTRO LADO, AUNQ ESTUVIERA CANSADA…A MI INTUICION Y A LA DE MI HIJO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s