La mujer es un mamífero y, como tal, sólo necesita dos cosas para parir: sentirse segura y no sentirse observada.

Para Michel Odent, prestigioso ginecólogo francés, pionero en la promoción del parto fisiológico, la mujer es un mamífero y, como tal, sólo necesita dos cosas para parir: sentirse segura y no sentirse observada. 

Michel Odent ha hablado con Mibebeyyo.com sobre la importancia de lograr partos menos medicalizados y mucho más naturales. Aquí os dejo la entrevista! 

En muchas ocasiones, ha comentado que “falta amor en los nacimientos”. ¿A qué se refiere con esta afirmación?
 
Hoy en día, en todo el mundo, el número de mujeres que paren a sus bebés y a sus placentas gracias, exclusivamente, a la liberación del “cóctel de hormonas del amor” se acerca a cero. Debemos recordar que está comprobado que las hormonas producidas por una madre que da a luz influye en su comportamiento. La razón de esta nueva situación es evidente. En muchos lugares del mundo, la cesárea es, hoy por hoy, la forma más habitual de dar a luz. Asimismo, la mayoría de las mujeres que paren por vía vaginal necesitan sustitutos farmacológicos de las hormonas que no pueden producir fácilmente: oxitocina sintética para reemplazar a la natural, anestesia epidural para sustituir a las endorfinas, etc. Estos fármacos bloquean la producción de hormonas naturales. Además, la mayoría de las mujeres que todavía tienen un parto vaginal necesitan un fármaco para expulsar la placenta. Este fármaco bloquea la producción de un nivel elevado de oxitocina (hormona del amor) que una mujer debería producir después del nacimiento de su bebé.
Esta situación no tiene precedentes. Es como si las hormonas del amor hubiesen perdido su utilidad en el momento crucial del nacimiento. Nos deberíamos cuestionar esta situación en términos de civilización.
 

¿De qué manera deberían cambiar, entonces, los partos? ¿Es necesario reducir la medicalización de los nacimientos?

El objetivo primordial debería basarse en redescubrir las necesidades primarias de las mujeres en el momento de parir. La reducción de medicalización sería la consecuencia de una mayor comprensión de los momentos fisiológicos. 

Según su opinión, ¿cuáles son esas necesidades de la mamá en el momento del parto? 

 Cuando está pariendo, la mujer necesita sentirse segura y no sentirse observada, así como estar en un lugar lo suficientemente cálido. 

¿Qué condiciones ambientales debe haber para que una mujer dé a luz de una manera fisiológica?

Tras haber tratado con partos durante más de medio siglo en centros hospitalarios de Francia y del Reino Unido, puedo asegurar que el mejor ambiente que conozco para un nacimiento tranquilo se crea cuando no hay nadie alrededor de la parturienta, aparte de una matrona silenciosa, experimentada y madura. 

¿Se podría decir que si la mujer pare por sus propios medios el vínculo madre-hijo aumenta? 

Si la madre da a luz por sus propios medios, durante la hora que sigue al nacimiento, la mamá y el bebé se encuentran en un equilibrio hormonal especial, que nunca volverá a producirse. Todas las hormonas que la madre y el bebé producen tienen un papel fundamental respecto a su interacción. Si se perturba este período crucial, los efectos se notan inmediatamente en el caso de los mamíferos no humanos (la madre no muestra interés por el cachorro). En los seres humanos, que cuentan con un patrimonio cultural, los efectos no se detectan de inmediato a nivel individual.
 

¿Por qué no es partidario de la presencia del padre en el parto?
 
No estoy a favor de las doctrinas, los dogmas y las teorías. El dogma de la participación del padre en el nacimiento del bebé se originó durante la segunda mitad del siglo XX, cuando el nacimiento del niño se “industrializó”.

¿Qué les diría a todas esas mamás que han optado por un parto medicalizado con anestesia?

A fin de cuentas, estas mujeres no sufren un nivel más elevado de intervención que las que optan por el denominado “nacimiento natural”. Siempre es mejor no tener guiones preconcebidos sobre cómo será el nacimiento de un niño, así como mantener abiertas todas las posibilidades. 

Y en cuanto a las necesidades del bebé, ¿por qué es tan importante que no se separe al bebé  de la madre en la primera hora de vida?

 ¿No resulta extraño que tengamos que referirnos a datos científicos para explicar que un recién nacido necesita a su madre? 

¿Qué les diría a las futuras mamás para el momento de afrontar su parto?

Les explicaría el significado de la palabra “intimidad” (no sentirse observada).
 
Son muchos los casos de las mujeres que sufren la llamada depresión postparto. Sufrir o no esta mini depresión ¿tiene que ver con la experiencia en el parto? 

Desde que me retire de la práctica hospitalaria, sólo tengo referencias del parto en casa. Probablemente, por esta razón, no me siento en disposición de poder hablar sobre la depresión postparto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s