Para un parto Natural

Por “Socmare” tras su curso con Michel Odent y Liliana Lammers

Las condiciones que necesita una mujer para tener un buen parto son muy sencillas, muy básicas, apenas cuatro cosas. Entonces ¿porqué cada vez son más difíciles los partos naturales?, ¿porque cada vez hay menos? y esto me gustaría creer que no es real, discutir que los métodos para hacer las estadísticas no són los idoneos, discutir, discutir, discutir, pero si alguien como Michel Odent, con conocimientos, a favor e impulsor del parto natural (que no “solo” en casa)* dice que es así apoyado en estudios científicos, pues yo me lo creo.

Y ¿qué necesita una mujer para tener un parto natural?, en resumen desconectar su neocortex, esa parte del cerebro nueva, exclusiva de los humanos, la que nos separa del resto de mamíferos.  Una mujer para parir necesita volver a ser mamífera en estado puro y para ello la naturaleza a dispuesto que nuestro cuerpo empiece a segregar un coctel hormonal que nos ayuda en esa transformación, habitualmente las mamás que lo han disfrutado hablan de sus efectos como “estar en otro planeta”, “estar en el planeta parto”.

Y ¿qué condiciones se precisan para esa desconexión? también es muy sencillo, en base sentirse segura sin sentise observada. Aqui hay que hablar del antagonismo : adrenalina-oxitocina.

Los mamíferos no podemos segregar oxitocina si estamos generando adrenalina. Y la oxitocina es la hormona clave del parto. Sin oxitocina no hay parto.

Para conseguir esto hay cuatro condiciones:

– Prescindir lo máximo posible del lenguaje, el lenguaje es una actividad tipicamente humana, intelectual, que estimula el neocortex, y hemos dicho que necesitamos mantenerlo en reposo.

-Eliminar la luz o tener un ambiente en penumbra. La oscuridad tiene su “propia” hormona, la melatonina que ayuda a que el neocortex reduzca su actividad, es la hormona que nos ayuda a dormir.

– No sentirse observada, una mujer de parto no debería sentirse observada, porque cuando te sientes observada, te observas y eso es trabajo del neocortex. Así que las personas (cuantas menos mejor) que acompañan un parto, deber de algun modo “invisibilizarse”.

– Crear un ambiente calido, el frio genera adrenalina y la adrenalina, no debe estar presente en el parto hasta su ultima fase.

– Sentirse segura, el peligro dispara la adrenalina, y adrenalina y oxitocina no pueden darse juntas.

Y después Liliana Lammers nos dió la última clave: La mujer tiene que creer en ella, tiene que creer que puede.

Claro que si, PODEMOS, toda la vida, siglos detrás nuestro nos confirman que podemos, si no hubieramos podido la especie se hubiera extinguido y aqui estamos redescubriéndonos, redescubriendo la maternidad.
No hay edades difíciles, ni situaciones difíciles, hay MUJERES, cada una con su historia, no existen las situaciones globales porque cada mujer es única y solo ella se sabe a si misma.
Celebremos la vida, que somos dadoras de ella, celebremos nuestro cuerpo hecho magia, capaz de abrirse para entregar el fruto de nuestras entrañas. Celebremoslo todas, las que pudisteis parir solas, las que tuvisteis partos medicalizados, las que recibimos a nuestro hijo trás una cesárea y aquellas que no son madres de niños, pero paren cada día sus proyectos, porque ahora sabemos, porque ahora sentimos que PODEMOS y lo que importa vive en el AHORA.

Texto extraído del blog http://socmare.wordpress.com con permiso de la autora. Gracias Raquel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s