Buen viaje Comadre

Hoy ha llovido y el agua corría rauda pero discreta por doquier, repartiendo vida, facilitándola. Justo como tú hacías.
Como hoy ha llovido, mañana estará todo más limpio, más brillante, más claro. Como cuando tú venías con tu plácida presencia y tus discretas palabras que decían tanto.

Hemos ido al Mar a llorarte. Bajo el faro, que lanzaba su luz al infinito allá donde tú estás, hemos roto la oscuridad de tu ausencia con nuestros recuerdos contigo. Mientras tanto, las olas se precipitaban valientes contra las rocas. Justo como tú hacías, derribando muros con paciencia y perseverancia, con la valentía de enfrentarte a lo establecido armada sólo con tu conciencia. Con la valentía de aceptar que sólo puede alguien morirse, si está vivo de verdad.

María Carcedo, la mamá de Mar, María “la matrona” como nos referimos a ella en Ojana, se ha marchado hoy para no volver. Eso no quiere decir que no siga aquí, al contrario. Es hoy cuando se hace, sin querer o queriendo, balance de su vida, de lo que nos deja y que ya no le podremos devolver.

María, además de una buena amiga y de formar parte de la Junta de Ojana, era matrona y atendía partos en casa. De las primeras y de las pocas que hacen posible que las personas que quieren dar a luz fuera de un entorno hospitalario, puedan hacerlo con garantías sanitarias en el Norte de España. No era sólo su profesión, era algo en lo que creía profundamente y eso es lo que le daba la valentía suficiente para asumir la responsabilidad de tener vidas en sus manos a pesar de la presión social, dejando los miedos a un lado. Vidas, ilusiones, miedos, los momentos más importantes de la vida de muchas personas… En sus manos. Haciendo las cosas como creía que se tendrían que hacer, con respeto.

Y ahora, cuando supo que su propia vida estaba en sus manos, también supo aprovechar la que le quedaba viviéndola y luchándola a su manera. Con valentía. Contra las rocas.

Que tengas un buen viaje, comadre. Y que encuentres allá donde vayas, tanta Luz como aquí has dejado.

Anuncios

5 pensamientos en “Buen viaje Comadre

  1. Una hermosa reflexión Maria.Cantábria ha perdido una profesional única.El parto tal y como Maria , la matrona lo trabajaba , era exclusivo de ella.Nos hubiera gustado a muchas de nosotras haber tenido más oportunidades de conocerla y aprender de sus conocimientos.Vivió con discrecciòn y con esa misma discrecciòn se marchó.Buen viaje MARIA.

  2. ¡Qué hermoso texto, compañeras de Ojana! Qué bien transmite la emoción que tenemos tánta gente estos días en la garganta y en el corazón.
    Efectivamente, María siempre ha sido una mujer discreta y reservada, que huía de llamar la atención; y, sin embargo, está en el corazón de tántas y tántas personas, no solo de las más cercanas, sino también de muchas otras que la han tratado menos pero que han sentido su caricia, su sonrisa.
    Gracias a ella, las mujeres de Cantabria que deseaban parir en casa no han tenido que dirigirse a Asturias o al País Vasco para encontrar a alguien que las pudiera acompañar en esa aventura. La primera matrona en nuestra región que se atrevió a ello. Como a tantas otras cosas.
    GRACIAS, MARÍA.

  3. Me emociona sentir el amor de vosotras, sus compañeras, sus amigas, me uno a todo lo que estais diciendo y haciendo. Un abrazo m
    uy fuerte,

    Margarita

  4. Se me parte el alma. Nunca pensé que pudiera sentir tanto su muerte. Cuando veo a mi tío Angel se me parte el corazón. A Margarita le veo menos, pero lo mismo. Qué dolor!,,,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s