Comunicado de IHAN-España sobre la práctica del colecho y el amamantamiento

Comunicado de IHAN-España sobre la práctica del colecho y el amamantamiento

Autores: Leonardo Landa Rivera, Juan José Lasarte Velillas, José María Paricio Talayero y Mª Teresa Hernández Aguilar.
10 de julio de 2013

 Comunicado completo (0,4 Mb)

En mayo de 2013, un grupo de investigadores ingleses publicó un estudio de revisión titulado “El colecho cuando los padres no fuman: ¿Es un riesgo para Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL)? análisis a nivel individual de los 5 mayores estudios de casos y controles”. La difusión de algunos de estos resultados en la prensa ha causado revuelo mediático y preocupación a muchas familias y profesionales. Tras revisar la evidencia disponible hasta la fecha, con relación al estudio en cuestión, desde IHAN-España deseamos hacer público el siguiente comentario.

El colecho y su relación con la lactancia materna y el riesgo de muerte súbita del lactante, fueron revisados y publicados recientemente por Landa y cols. mientras aún eran miembros del comité de Lactancia Materna de la AEP. Tras una revisión exhaustiva, este grupo concluía que, ante la falta de evidencia que permita posicionarse a favor o en contra esta práctica, es necesario reconocer que corresponde a los padres tomar la decisión de realizar colecho con sus hijos y que, además, su elección debe ser respetada. Y también se advertía que, ante la posibilidad de que algunos comportamientos o hechos coincidentes con el colecho puedan aumentar el riesgo de muerte súbita del lactante, es necesario que los profesionales informen adecuadamente sobre los mismos a todas las madres y padres para que puedan practicar colecho con seguridad.

El estudio publicado por Carpenter y cols. en la revista British Medical Journal es el resultado de un re-análisis de artículos antiguos (el más moderno publicado hace 10 años, el más antiguo hace 27 años) cuyos datos fueron recolectados entre 1987 y 2003. La antigüedad de los mismos hace que ni siquiera el uso de un complejo análisis estadístico pueda compensar las importantes deficiencias que tienen en su diseño los artículos originales. Deficiencias derivadas de su antigüedad, pero tan importantes como que únicamente 2 de los 5 estudios utilizados registraron el uso de alcohol por los padres (38,7% de las madres), que ninguno de ellos analizó el posible uso de drogas ilegales de los progenitores antes del colecho o que el análisis fue limitado al colecho con uno de los progenitores cuando lo más frecuente es que la presencia sea de ambos. Éstas situaciones de riesgo son tan obvias en la actualidad, que ninguna revista de prestigio admitiría para publicación un estudio que no las tuviera en cuenta, pero no lo fueron sin embargo cuando se llevaron a cabo esos estudios. El análisis detallado del artículo de Carpenter y cols. permite afirmar que este estudio, tan aireado en la prensa, no aporta nuevas evidencias al tema y adolece de importantes fallos metodológicos. Los autores comenten un lamentable sesgo de publicación al no resaltar los resultados más importantes desde un punto de vista de veracidad científica, sino aquellos a los que suponen mayor interés mediático, sin considerar el posible perjuicio causado a los lactantes y sus familias.

En IHAN-España consideramos que sólo las evidencias científicas sólidas deben ser utilizadas para hacer recomendaciones generales. Y las evidencias sólidas se obtienen de estudios con variables claramente definidas y con factores de riesgo controlados. Además, en el caso del colecho, consideramos que aconsejar a las madres, sin evidencia científica de peso, que no compartan la cama con sus bebés, supone privarles a ambos de un importante tiempo de contacto estrecho e intimidad previstos por la naturaleza y que durante los primeros años tantos beneficios tiene demostrados.

En resumen, y de acuerdo con otros autores, consideramos que no existe fundamento científico actual para condenar la práctica de colecho y que el artículo publicado por Carpenter no aporta novedades a lo hasta ahora publicado. Por ello, expresamos nuestra posición de respeto ante este fenómeno cultural, considerando que pertenece a las madres y padres la decisión última sobre su práctica. Y que corresponde a los profesionales de la salud, en base a la evidencia disponible, asesorar y compartir información para evitar situaciones de riesgo conocidas:

    • Con aquellas madres en las que la lactancia natural esté contraindicada por algún motivo (por problema materno o neonatal) o para las que, aun pudiendo amamantar, precisan tomar medicación que pudiera alterar la normalidad del sueño natural, será importante comentar ya desde el embarazo el riesgo que su situación añade al colecho y animar a las familias a buscar soluciones alternativas que preserven la proximidad de madre y lactante lo más posible.
  • Y compartir con todas las demás familias, desde los primeros contactos con la madre y el recién nacido, que hay determinadas situaciones que deben evitarse si se decide dormir con el bebé porque pueden convertir el colecho en poco seguro, como son:
    • compartir el sueño con el lactante en superficies poco seguras: colchones blandos, sofás o sillones o con edredones o almohadas en la cama,
    • ofrecer al recién nacido o lactante leche artificial,
    • tomar medicación para dormir,
    • fumar o tomar alcohol o drogas ilegales,
    • compartir la cama con otras personas que no sean los padres biológicos (otros hijos o la pareja de la madre).
Anuncios

La ciencia del sueño infantil

Recientemente se ha generado en este blog un pequeño debate a raíz de una entrada sobre el método Estivill, al cual podéis sumaros en los comentarios de este post

Agradecemos mucho a cada persona que ha compartido su experiencia con nosotras y hemos encontrado información muy interesante gracias a ello

Os queremos compartir aquí un enlace dejado por Elena, de “un proyecto de recopilación y revisión de bibliografía científica sobre el sueño infantil realizado por María Berrozpe Martínez y Gemma Herranz Sánchez-Cosgalla. Con este trabajo las autoras, investigadoras y madres, pretendemos dar a conocer el debate que se está llevando a cabo en el mundo científico de la pediatría del sueño, exponiendo, discutiendo y comparando los trabajos de investigación más relevantes y novedosos de la literatura científica, para que estén al alcance de todas las madres y todos los padres interesados en este tema.

          Porque no hay verdadera libertad de elección sin formación e información y porque hoy en día tenemos ambas al alcance de la mano gracias a la magnífica herramienta que es internet, con sus enormes bancos de datos de bibliografía científica y su rica y activa blogosfera de crianza.”
Esperamos que os resulte de interés y de nuevo gracias a todos

Estivill (no) se retracta 

*Edito esta entrada para explicar que lo que pareció no fue y que se trató de una errata del periódico. El famoso doctor no se ha retractado nunca, por desgracia. (Podéis leer más al respecto en este mismo blog). Lo sentimos. 

El Dr. Eduard Estivill ha concedido una entrevista digital que tiene revolucionadas todas las páginas, blogs, foros…de crianza respetuosa, porque por fin el famoso doctor dice que su método NO puede ser aplicado en bebés…nosotras estamos contentas de que este señor haga algo decente por primera vez, aunque no podemos dejar de pensar en los cientos o miles de bebés y madres y padres que han sufrido lo indecible con su famoso método…Método que por otro lado no es ni siquiera suyo…sino que fue desarrollado por el Dr Ferber y Estivill simplemente copió. Ferber ya se retractó en 2006, y podéis leer un buen artículo al respecto aquí; nuestro famoso y televisivo doctor ha tardado algunos años más….

A lo largo de estos años han surgido muchísimas voces denunciando lo peligroso de este método y si buscáis en la red no quedaréis decepcionadas, hay grandes artículos llenos de referencias científicas, al contrario que las referencias de Estivill que son inexistentes y nos remite únicamente a sus libros…

Muchas veces nos hemos encontrado en nuestras reuniones con familias que han intentado llevar a cabo el método con bebés muy pequeñitos y que casi siempre lo han dejado porque su instinto les decía que aquello no podía estar bien, que un método que te obliga “por el bien de tu hijo” a dejarlo llorar de forma cruel y sin encontrar consuelo…no puede estar bien

Hoy Estivill explica que su método es para niños a partir de 3 años, pero no pide perdón, no dice que metió la pata…pero al menos esperamos que a partir de ahora ninguna familia sienta que tiene que dejar llorar a su bebé porque sino su hijo nunca jamás aprenderá a dormir….

Hoy podemos dormir todas un poco más tranquilas.

Denuncia de El Parto es Nuestro al programa Baby-Boom

Como  muchos sabéis hay actualmente en la parrilla televisiva un programa llamado Baby-Boom que nos enseña partos en un hospital madrileño.

El programa muestra partos intervenidos, actitudes que van contra las recomendaciones de la OMS constantemente y una falta de respeto y tacto absolutos.

Ante tal situación la asociación “El Parto es Nuestro” junto con otras asociaciones afines han elaborado una nota de prensa que creemos necesario difundir y que os invitamos a leer y compartir.

Creemos que es importante denunciar esta violencia obstétrica y que ninguna persona crea que eso que están viendo es normal ni correcto.

Agradecemos al Parto es Nuestro su nota y su implicación en mejorar la asistencia hospitalaria.

Podéis leer la nota de prensa aquí 

MANIFIESTO: EL IMPACTO DE NACER

Desde la Plataforma Pro Derechos del Nacimiento “Cuidando el impacto de nacer, creando la nueva cultura del nacimiento” Este es su manifiesto:

Mujeres y hombres, sensibles a la importancia del nacimiento, no sólo como vivencia emocional intensa para madre y bebé, sino también por las consecuencias presentes y futuras en el desarrollo psicológico del recién nacido, y apoyados en la evidencia científica, redactamos este manifiesto con la esperanza de cambiar la situación actual que rodea el nacimiento de un Ser Humano y  se contemplen siempre actuaciones respetuosas con las necesidades emocionales del bebé.

La neurociencia ha demostrado que el nacimiento juega un papel fundamental en la formación de la infraestructura cerebral, de la base de nuestro inconsciente y de los elementos de nuestra personalidad. El nacimiento deja una huella duradera en nuestras psiques porque queda grabada en todas y en cada una de las células de nuestro cuerpo, moldeando el cerebro para que se adapte al estrés y al dolor, a los vínculos emocionales y al amor.

Para el ser humano el nacimiento es algo trascendental, un acontecimiento que se estampa en su personalidad. Su modo de nacer – fácil o doloroso, tranquilo o violento, amoroso o maltratado-, determina en gran medida su futura personalidad y  cómo verá el mundo que le rodea. Tenga cinco, diez, cuarenta o setenta años, una parte de su ser siempre mirará el mundo a través de los ojos del recién nacido que una vez fue.

El nacimiento es un período de tiempo considerado crítico para el desarrollo de la capacidad de amar. Cómo nos sentimos recibidos y los sentimientos consecuentes, gratificantes o traumáticos, dejan una huella profunda en la percepción de nosotros mismos y de los demás. El respeto, el afecto, el sentimiento de ser amado, abren el corazón al amor. Por el contrario, la agresividad, el rechazo, el abandono, el sufrimiento, lo incapacitan para él.

La influencia del nacimiento en el vínculo afectivo madre-bebé, y viceversa, es incuestionable. La fisiología –a través especialmente de hormonas como la oxitocina y las endorfinas- y la calidad de la vivencia emocional del nacimiento por parte de ambos, se unen para apoyar o entorpecer la aparición intensa de este vínculo. La primera hora posterior al nacimiento es también importante para el inicio de la lactancia, que además de ser el mejor alimento nutriente para el bebé, también lo es como alimento afectivo.

Los aspectos que más influyen en la calidad de la vivencia emocional del bebé en el nacimiento, son:

– El estado emocional de su madre: con la que está en simbiosis total. La forma en que se plantea y se afronta el trabajo de parto y el ambiente que le rodea, determinarán ese estado emocional. Todo lo que siente la madre, lo siente su bebé.

– El ambiente que rodea su nacimiento: Tanto respecto al entorno físico (iluminación, temperatura, sonido), como en las prácticas que sobre él se efectúen (especialmente la permanencia del bebé junto a su madre, nada más nacer y posteriormente).

– Consecuencias de la rotura  del vínculo: : La permanencia cuerpo a cuerpo de madre y bebé en el nacimiento, es un factor imprescindible para el fortalecimiento del vínculo afectivo entre ambos. Es un momento único, que si es quebrantado dificultará notoriamente el papel de la madre. El resultado será que a la madre, le  resultará difícil cubrir las necesidades primarias de su hijo/a a consecuencia de la desconexión a la que ambos han sido sometidos.

Esto tendrá graves repercusiones a corto y largo plazo, ya que esta impronta deja un marca imperecedera en ambos.

Está en nuestras manos -las de madres y padres, las de los profesionales de la salud, las de toda persona consciente y sensible del impacto de nacer- conseguir para nuestros hijos, para todos los bebés, un nacimiento respetuoso.

De cómo les demos la bienvenida a este mundo va a depender en gran parte su futuro y su futuro es el de nuestra sociedad, el de nuestra civilización, el de la humanidad en conjunto.

El discurso del yo engañado, Laura Gutman

El discurso del “yo engañado”

Al construir nuestra biografía humana, aparece una dificultad común: hablamos desde nuestro lugar de identidad, que tiene elaborado un discurso engañado, liderado por nuestro “yo consciente” o personaje. Ese es un obstáculo, ya que el “personaje” es ciego, se da la razón a sí mismo. El “yo engañado” no toma en cuenta ninguna otra perspectiva, por eso, entre todos los “yoes”, es el que menos comprende cómo son las cosas objetivamente. El “yo engañado” tiene miedo de asomarse al otro lado, porque sabe que tendrá que quitarse las máscaras que lo mantienen calentito en su refugio de cristal. Básicamente, en el armado de una biografía humana –con el que pretendemos buscar material sombrío- aquello quedecimos, es decir, lo que el “yo engañado” proclama, no interesa. Es información que el terapeuta estará obligado a descartar

De hecho, la función del terapeuta es mostrar los beneficios y también las desventajas de cada personaje, porque el costo es algo que sentimos pero que no podemos detectar con claridad. Otro objetivo interesante es que nos ayude a traer la voz del otro, sea quien sea ese otro: nuestro hijo, partenaire, vecino, compañero de trabajo o ex suegra; y agregar ese punto de vista. Una vez que todos tienen voz y voto en el armado de nuestro escenario y observando el panorama completo en el que estamos involucrados, preguntaremos: “¿Y ahora qué hago?”. La respuesta honesta de nuestro guía será: “no lo sé”.

Lo que sí puede hacer el terapeuta es ayudarnos a trazar algún camino que sea integrador de la sombra. Para eso, es preciso entender nuestro personaje (que en verdad es nuestro mejor refugio), comprender la necesidad de permanecer allí escondidos, los peligros que nos puede acarrear el salir de nuestra cueva, los desafíos que tenemos por delante y los puntos de vista de nuestros hijos, de nuestro cónyuge, de nuestros empleados o de nuestros enemigos (si los tenemos). Sólo entonces podremos decidir si moveremos alguna pieza o no, a favor de todos. Esa es una decisión personal y no le compete al terapeuta. En todo caso, si decidimos arriesgarnos y cambiar, el terapeuta podrá acompañar esos movimientos.

¿Es así de fácil? ¿Se construye la biografía humana y luego ya somos capaces de hacer movimientos que nos traigan mayor felicidad? No. Pero -desde mi punto de vista- no podemos pretender encontrar soluciones a nuestros problemas sin saber primero, cuál es el personaje que actuamos, sin tener claro el discurso de nuestro “yo engañado”, sin comprender por boca de quién hablamos, ni el nivel de miedo frente al abismo de abandonar el refugio que nos da identidad.

La metodología para la construcción de la biografía humana con la intención permanente de revisar los discursos engañados, requiere entrenamiento, arte, empatía y experiencia. Es un trabajo ingrato. Porque generalmente los terapeutas nos encontramos con realidades mucho más hostiles, violentas, inhumanas y feroces de lo que imaginaban los consultantes antes de iniciar este proceso. Estamos en condiciones de asegurar a quienes deseen emprender este camino, que buscar sombra siempre es doloroso. Pero permanecer ciegos duele mucho más.

Laura Gutman.